Una de las ciudades mas turísticas del mundo París, envió una advertencia a la famosa aplicación Airbnb, la cuál se encarga de facilitarle a sus consumidores viviendas a cualquier lugar del mundo al que vayas, la alcaldía de la capital francesa le envió la advertencia de retirar de inmediato las viviendas que no cumplen con los permisos estipulados, lo que quiere decir, todas las viviendas que no cuentan con el certificado el consistorio en París, si esto no se cumple, se tomarán acciones legales.

Recordemos que este proceso se realizó por primera vez el año pasado en Barcelona (España) y la aplicación turística fue multada con 600.000 euros por anunciar pisos turísticos ilegales.

Airbnb no es la única aplicación afectada, también se encuentran Abritel, Windu, ParisAttitude y Sejourning, sin embargo Airbnb cuenta con más de 50.000 mil ofertas de vivienda en la ciudad de parís, cabe destacar que es la ciudad más afectada.

Este no es el único problema que presentan, pues la prensa francesa denunció que el lunes se convocó una reunión en el Ministerio de Economía con los directivos de dicha empresa, en dónde se explicaba como era el funcionamiento de las tarjetas de crédito con las que sus clientes fácilmente podían evadir impuestos.

Se tomó la iniciativa de dicha amenaza ya que el primero de diciembre se rige una regla en dónde afirma que todo propietario que tenga una vivienda parisina y quiera alquilarla deberá registrarla primero ante la alcaldía, a la misma se le va a proporcionar un número, lo que se quiere es que en la misma aplicación aparezca dicho número.

Con esto se quiere realizar un control con las viviendas en alquiler, debido a que con airbnb se están evitando las competencias con los alquileres profesionales porque no e supera el máximo de 120 días por año que la ley de parís permite alquiler de forma temporal una vivienda.

Según una emisora muy conocida en París, ya 10.000 propietarios de viviendas han registrado sus alquileres ante las autoridades de la ciudad, lo que quiere decir que al menos 40.000 mil pisos siguen estando ilegal.

 

Compartir